lunes, 30 de junio de 2008

El plan especial de la Ribera del Marco obligará a preservar la zona de huertas

jpg0032

PREVISIONES DEL NUEVO PLAN GENERAL MUNICIPAL DE URBANISMO EN EL ESTE DEL CASCO URBANO
Los espacios públicos de este enclave no se tratarían como parque urbano tradicional, sino como sitios de ocio con uso de huerta. Se mantiene la propuesta de 5 trazados alternativos para la ronda este, de los que 3 mantienen el túnel en la falda de la Montaña.

El plan especial de protección y revitalización de la Ribera del Marco obligará a preservar las huertas de esta zona de la ciudad. Este plan es un documento que todavía no se ha elaborado, pero en el nuevo plan general de urbanismo se señalan sus objetivos. El primero es que los terrenos de la Ribera deberán tratarse de forma adecuada a su naturaleza, de origen productivo, tratamiento que tendrá que incluir la gestión para su uso como huertas de ocio. Otra actuación en el este del casco urbano que se recoge en el nuevo plan de urbanismo es la ronda este, para la que se mantienen dos soluciones: una sin túnel, que tiene dos alternativas, y otra con túnel, que tiene tres alternativas.

El plan especial de la Ribera del Marco sería el segundo que se redactase tras el de protección del casco viejo, que regula las intervenciones urbanísticas en el centro histórico, que es de 1990 y que se va a revisar. Habría un tercer plan especial por redactar: el de protección del enclave arqueológico de Cáceres el Viejo.

El plan general de urbanismo establece para la Ribera que el terreno que obtenga el ayuntamiento en esta zona para su uso público no se va a tratar como si fuese un parque urbano tradicional, sino como una zona de ocio con tratamiento de huertas destinadas a sectores de población (tercera edad o escolares, entre otros). No obstante, también se indica que habrá zonas que por sus características sean inadecuadas para su uso como huertas y que tendrían un tratamiento de parque urbano.

La preservación del Calerizo y su recarga en el Marco, la atención a las áreas de vigilancia arqueológica o garantizar la conexión con otras zonas verdes, como la Montaña, son otras cuestiones que tiene que regular el plan especial de la Ribera.